Dr. Aldo Cipriano, Presidente del directorio de Dictuc: “Hay que potenciar la formación continua para mejorar la adaptabilidad de la fuerza laboral minera”
enero 31, 2020
Mirada al mundo académico y gremial: La construcción se abre al impacto de la Automatización
febrero 4, 2020

El gran desafío cultural de la Minería 4.0

Las Minas Digitales no serán simples dominios tecnológicos de robots y computadoras, sino que conformarán un complejo “ecosistema ciber físico”, donde las plataformas digitales compartirán protagonismo con un capital humano más especializado, que requiere de nuevas y desafiantes competencias y habilidades.

¿Imagina un futuro, no tan remoto, donde un supervisor de faenas decida, gracias a su experticia en Ciencia de Datos, y al apoyo de Asistentes Virtuales Inteligentes, detener las faenas de extracción en un yacimiento minero, ante un potencial riesgo de derrumbe, y reorientar toda la faena hacia otras áreas, sin que ello afecte la producción general? Más allá de la ciencia ficción, esta es precisamente la gran promesa de la llamada Minería 4.0 o Minería Digital, concepto que cada vez gana más preeminencia y que, de la mano del enorme salto cuántico tecnológico actual, se posiciona como la base para el nuevo modelo de negocios del sector. Este modelo responde, esencialmente, a una búsqueda de más eficiencia y competitividad internacional, y hoy (más allá de la incertidumbre que provocan los vaivenes en el precio internacional de los comodities, o los brutales efectos de la guerra comercial entre China y Estados Unidos), permite generar consenso en el mundo público y privado, respecto de que la evolución futura de la actividad minera está firmemente ligada a una transformación tanto cultural como tecnológica. Y su impacto no se reduce sólo a la imagen caricaturesca (o apocalíptica) de minas controladas por seres artificiales, sino que se circunscribe a un cambio positivo, profundo y radical de la misma forma de entender la naturaleza del negocio minero. Tal como comentó Nicolás Jubera, CEO de TI Mining, durante el reciente foro internacional “Innova Summit 2019”, organizado por Corfo e Innova 360, hoy la minería chilena enfrenta graves problemas derivados de la pérdida de competitividad, baja en la ley de los minerales, y caída en las inversiones, cuya solución definitiva se ubica fuera de las fronteras del conocimiento humano. Por ende, según el ejecutivo, si el sector aspira a dejar atrás esta parálisis y enfrentar el futuro con reales posibilidades de éxito, “es indispensable llevar a cabo un proceso de I+D+i (Investigación, Desarrollo e Innovación)”

Un esfuerzo que no sólo involucra al Estado, empresas (públicas y privadas) y al mundo académico, sino que también exige la presencia activa de todo el ecosistema minero, incluyendo a los emprendedores y las startups, trabajando de manera cooperativa e iterando constantemente para generar y poner en práctica nuevas ideas exitosas.

Esto implica, desde el punto de vista práctico, dos ventajas decisivas para el sector:

• Eliminar o reducir todos los factores de riesgo que aún existen para los operadores que se encuentran en primera línea de faenas.

• Mejorar la capacidad de toma de decisiones estratégicas de ingenieros y profesionales, mediante el uso de soluciones que emplearán Analítica Avanzada y Ciencia de Datos, para estudiar y evaluar de forma más certera y eficiente, en tiempo real, las diversas variables que inciden en las tareas y acciones propias de la industria minera.

En otras palabras, hoy la minería ya no puede restringirse a sí misma sólo como una más de las actividad primarias de la economía, sino que debe verse y proyectarse como exponente avanzado del ecosistema I+- D+i, tanto en el ámbito de la tecnología como del capital humano especializado para ponerla en práctica.

Y para enfrentar este camino con reales perspectivas de éxito, las empresas mineras deben dar el paso definitivo hacia este modelo 4.0, pues de lo contrario, enfrentarán su definitiva desaparición.

Bien lo comentaba hace ya ocho años Marco Orellana, gerente corporativo TICA de Codelco, durante la versión 2012 del Seminario Tecnológico SAT, al manifestar que “el negocio minero pasará, en los próximos años, de ser uno centrado en acciones físicas a otro centrado principalmente en el conocimiento y la tecnología”.

El mismo Orellana enfatizaba entonces que “las empresas que anticipen este cambio, estarán en condiciones de establecer tempranamente estrategias para posicionarse con liderazgo en la minería del futuro, y con ello extraer y/o reconvertir oportunamente el talento hacia sus nuevos procesos”.

Mundo real y virtual

Este diagnóstico y análisis de los escenarios de corto a mediano plazo nos lleva a plantearnos un entorno donde, gracias a los avances de la Revolución 4.0, hoy es posible contar con una avanzada “minería digital”. En ella, operadores, técnicos, supervisores, profesionales y también directivos, pueden conformar este nuevo ecosistema multidisciplinario, ágil y mejor preparado para ser el principal pilar de desarrollo hacia este nuevo camino de evolución y transformación cultural.

Pero, ¿qué significa en concreto este concepto de Minería Digital?, ¿es algo tan etéreo y complejo que sólo unos pocos privilegiados lo pueden entender? En realidad, no, porque si bien existe un importante sustento tecnológico en su desarrollo y aplicación, que deriva del uso masivo de Tecnologías de la Información (TI), hoy están disponibles tanto los métodos como las aplicaciones para capacitar de manera eficiente a toda la gran masa laboral del sector.

¿Y cómo lucirá una mina digital a futuro?, ¿es un mundo cibernético donde los seres humanos han desaparecido?… Para los expertos no, sino que se tratará de un ecosistema combinado, donde coexisten entornos cibernéticos, digitales y físicos, y donde el trabajo humano habrá evolucionado desde las simples tareas básicas a otras de mucha mayor complejidad y especialización tecnológica.

Un entorno que, de acuerdo con lo que plantea el doctor Aldo Cipriano, profesor de la Escuela de Ingeniería de la Pontificia Universidad Católica y Presidente del directorio de DICTUC, se caracteriza por “una mayor gobernanza entre Tecnologías de Información (TI) y Operación (TO); mayor conectividad, soporte analítico, optimización, analítica predictiva, flexibilidad, autonomía predictiva en control, operaciones autónomas precisas y flexibles; y, por sobre todo, donde el trabajador está muy empoderado en su toma de decisiones”.

Para Leonardo Migoni, Sales Application Specialist de Siemens, la principal característica de la Minería Digital radica en que “permite una ingeniería integrada y multidisciplinaria, donde pueden trabajar mecánicos, instrumentistas, eléctricos y también personas del mundo IT, en una base común, que abarca todo el ciclo de vida de un yacimiento o planta, desde el diseño hasta la operación de los servicios, y todo esto bajo una misma plataforma de datos”.

“También podemos mencionar que este salto digital permite conseguir mayor eficiencia mediante la fusión del mundo real y virtual. Para ello se utiliza una red de sensores y de actuadores en las plantas mineras, que recogen datos, supervisan las condiciones, automatizan funciones y optimizan los procesos, permitiendo el análisis de estos datos a través de algoritmos avanzados; todo lo cual facilita la toma de decisiones”, agrega el especialista.

Siemens ya trabaja con aplicaciones específicas que ofrecen este modelo de negocios tecnológicos especializados en minería, y cuya ventaja radica en que pueden replicarse indefinidamente dentro de una misma empresa. Claro que para que esta nueva cultura sea exitosa, las empresas no pueden, ni deben, olvidar la importancia de su capital humano.

Algo que la premura del actual proceso parece dejar atrás en las mentes de muchos empresarios, pero que indudablemente requiere de la voluntad por potenciar las competencias necesarias para implementar con éxito esta transformación, pues, como bien detalla Leonardo Migoni, “las tecnologías no se operan solas” (ver recuadro).

En tal sentido, el experto detalla que los trabajos más solicitados para esta nueva era digital son los  relacionados con el estudio de plataformas de base de datos y el análisis de estos datos (Ciencia de Datos), los cuales ayudarán, precisamente, a mejorar la toma de decisiones y a optimizar todos los procesos de una planta.

Leonardo Migoni destaca, asimismo, la creciente importancia que tendrán los empleos relacionados con operación, mantención y servicio de las nuevas tecnologías que se incorporan a través de la Transformación Digital, como por ejemplo, Analítica, Ciencia de Datos, Inteligencia Artificial, Internet de la Cosas e, incluso, Blockchain, para procesos de trazabilidad y sostenibilidad.

Lo más relevante de este proceso, más allá del cambio mismo, radica en que las empresas no sólo deben adaptarse a través de la incorporación de estas nuevas tecnologías, sino también mediante la imprescindible capacitación de a sus operadores, trabajadores, especialistas y mantenedores.

“Hay que incluir en este proceso a todas las personas que trabajan en la minería para que adquieran las competencias necesarias para (el éxito de) esta Industria 4.0 y de la transformación”, destaca Leonardo Migoni.

“Además hay que educar, enseñar, mostrar los beneficios y las mejoras que este cambio traerá al mundo del trabajo. Es lo más trascendente que pueden hacer las empresas para ayudar a esta transformación cultural”, agrega el especialista de Siemens.

A su vez, el gerente de Entrenamiento de ABB University Chile, Luid Cid, comenta que los ingenieros, operadores y técnicos deben también perfeccionar sus conocimientos de lenguas extranjeras, especialmente de inglés.

“La tecnología viene del extranjero -enfatiza-, ya sea de Estados Unidos, Europa, India o China y su denominador común es el inglés; y para que nuestros profesionales y técnicos dominen la tecnología, deben comenzar por dominar la lengua compartida por los principales fabricantes”.

Cid destaca, asimismo, que tanto profesionales como técnicos pueden y deben incorporar conocimientos de informática.

“Hay que perder el miedo a la tecnología y aprender a trabajar en el día a día con teléfonos o dispositivos móviles inteligentes. Esas competencias tienen que estar, sí o sí, en la formación del profesional minero; y no sólo estamos hablando de los jóvenes que se aprontan a ingresar a este mercado, sino también del operador o ingeniero de 40 o 50 años que ya posee el know how minero, pero que además necesita incorporar el conocimiento digital para poder contribuir a la eficiencia futura de su empresa”, comenta el experto de ABB University Chile.

Cid tampoco tiene dudas respecto de la necesidad ineludible de avanzar por este camino sin más pérdida de tiempo, por la Minería Digital ya no puede depender de decisiones tomadas luego de un día de análisis, sino que requiere de “acciones inmediatas, adoptadas de acuerdo al análisis del momento”, destaca.

“Por eso que la industria minera debe dar estos pasos confiada. Además, la tecnología 5G va a permitir más inmediatez y menor riesgo en esta toma de decisiones, tanto para los personas como para los equipos. Si hay una chancadora, una perforadora o una cinta transportadora que está fallando, la nueva tecnología permitirá reconocer de inmediato y a distancia el error, con certeza absoluta,  y eso permitirá que un supervisor o un ingeniero, le ordene al equipo detenerse de inmediato. Las latencias ya no serán de dos o cinco segundos, sino de ocho o veinte milisegundos y eso no sólo incrementa la seguridad, sino que reduce los costos y, en general, optimiza toda la operación, lo cual es esencial para mantener y mejorar la eficiencia estratégica de la minería en el corto y largo plazo”, destaca el gerente de Entrenamiento de ABB University Chile.