Epiroc ofrece amplia gama de equipos a batería para minería subterránea
mayo 10, 2019
Director ejecutivo de Expande: “La Automatización, Robotización y Autonomización de equipos han llegado para quedarse”
mayo 10, 2019

Profesor Javier Ruiz del Solar: “Tenemos la oportunidad de liderar los cambios y ser un referente mundial”

Para el destacado académico y director del Centro Avanzado de Tecnologías para la Minería (AMTC) de la Universidad de Chile, nuestro país se encuentra en posición privilegiada para convertirse en el principal actor dentro de la Revolución Tecnológica Minera del Siglo XXI.

La gran Revolución Tecnológica que impulsa a la industria y economía modernas también ha dejado su huella en la minería, materializada en diversos avances y desarrollos orientados específicamente a impulsar su productividad, eficiencia y desarrollo sustentable.

Sin embargo, para que esta Revolución Digital sea exitosa, es imprescindible el aporte sustancial del capital humano y la adecuada gestión de talento. Un profundo e intenso cambio cultural que no sólo es responsabilidad de las empresas, sino también de toda la sociedad, incluyendo al mundo público y académico.

Así lo entiende el profesor Javier Ruiz del Solar, director del Centro Avanzado de Tecnologías para la Minería (AMTC), de la Universidad de Chile, quien destaca en forma entusiasta todo el trascendental aporte que las nuevas tecnologías entregan a la minería del Siglo XXI.

¿De qué manera la Electrónica, Automatización y la Robótica han ido ganando espacios en los proyectos mineros de Chile y el mundo?

En términos generales, la Transformación Digital, la Automatización, la Robótica, la IoT (Internet de las Cosas), el Big Data y la Inteligencia Artificial (IA) están impactando todas las industrias a nivel mundial. La minería no está ajena a esta tendencia, por lo que vemos cómo estás tecnologías están ganado espacios en los distintos procesos mineros, desde la exploración hasta la comercialización de minerales.

A modo de ejemplo, podemos observar cómo el uso de máquinas y equipos autónomos se ha ido expandiendo desde su uso en el transporte del mineral a otros procesos unitarios como perforación y tronadura. Por otra parte, el Big Data, unido al uso de herramientas de Inteligencia Artificial, permite realizar una mejor toma de decisiones en las distintas etapas de los procesos de explotación minera y de procesamiento de minerales, facilitando en algunos casos la optimización integrada de estos procesos.

– ¿Puede decirse que la minería ya ha ingresado a lo que se conoce como “Cuarta Revolución Industrial” o “Revolución 4.0”?

Sin lugar a dudas que sí, la Revolución 4.0 se define por los elementos mencionados anteriormente: Transformación Digital, Automatización, Robótica, IoT (Internet de las cosas), Big Data e Inteligencia Artificial. Y es por eso que como universidad y también en nuestro Centro Avanzado de Tecnologías para la Minería (AMTC), nos interesa ir abordando los desafíos que deberá enfrentar la minería, con una mirada pertinente y también adaptándonos a las actuales necesidades tecnológicas requeridas para sumarnos a la Revolución 4.0. Las soluciones que hemos desarrollado, no sólo se adaptan a la minería, ya que muchas de ellas son transversales y pueden ser aplicadas y adaptadas, además, a otros sectores productivos.

– ¿Está la minería de nuestro país en el mismo nivel de desarrollo tecnológico que ha alcanzado la minería de las grandes potencias industrializadas como Australia y sus “minas inteligentes”, por ejemplo?

La gran minería chilena posee un desarrollo tecnológico similar al de países como Australia y Canadá. No debemos olvidar que el uso de camiones autónomos en minería partió en Chile, primero en la División Radomiro Tomic y posteriormente en la División Gabriela Mistral de Codelco, y luego se expandió a Australia y Canadá. En el caso de los equipos LHD semi-autónomos, su uso en tareas de producción también partió en Chile, en la División El Teniente de Codelco. Hoy en día existen en Chile iniciativas, pioneras a nivel mundial, tendientes a automatizar labores de tronadura, el carguío de LHD y a implementar sistemas autónomos multi-marca en base a nuevos estándares de interoperabilidad, a ser desarrollados desde Chile para el mundo.

Es importante destacar que, pese a los ciclos económicos que ha vivido Chile y a los vaivenes del precio de los minerales, especialmente del cobre, nuestro país ha logrado mantener su protagonismo en las grandes ligas mundiales de la minería. No debemos olvidar que Chile es el principal productor de cobre en el mundo, como también de un sinnúmero de minerales estratégicos que han potenciado el desarrollo del país. Es por esto que tenemos una oportunidad fundamental de, no sólo sumarnos a los cambios tecnológicos que enfrenta el sector, sino más bien liderarlos y ser un referente en el mundo.

– ¿La mediana y pequeña minería son los más atrasados o débiles en este proceso?

Lamentablemente existe una brecha tecnológica entre la gran minería chilena y la mediana y pequeña minería. Como Centro AMTC nos hemos puesto como objetivo disminuir esta brecha, por lo que nos encontramos desarrollando equipos autónomos y teleoperados para ser utilizados en la mediana y pequeña minería. Un aspecto a ser destacado es que, dada la naturaleza de las minas, es más complejo automatizar equipos a ser usados en la mediana y pequeña minería, pues en éstas existe mucha mayor variabilidad del entorno (por ejemplo túneles con suelos y paredes irregulares y layout más dinámico de las minas). A la fecha hemos desarrollados sistemas de navegación autónoma para equipos LHD y camiones, sistema de teleoperación para LHD, sistemas de carga autónoma para LHD y sistemas de navegación asistida para LHD y camiones.

Asimismo, uno de nuestros objetivos para este año, es vincularnos aún más con la pequeña minería, por lo que hemos comenzado un plan de trabajo junto a la Sociedad Nacional de Minería (Sonami), para levantar las principales necesidades y requerimientos de este sector, con el objetivo de contribuir como AMTC a enfrentar los actuales desafíos tecnológicos del sector.

– En este sentido, ¿el talento nacional está preparado para asumir este desafío, tanto a nivel de grandes empresas como de emprendedores y startups?

El capital humano es, sin lugar a dudas, un elemento clave para abordar adecuadamente la Revolución 4.0. Solamente aquellos países y aquellas industrias que cuenten con capital humano entrenado en las tecnologías de la Revolución 4.0, podrán adaptarse adecuadamente al tsunami tecnológico que nos está inundando. Chile posee capital humano apropiado, pero su número es aún escaso. Debemos preocuparnos de incrementar su cantidad, no sólo a nivel de investigadores, sino que también de emprendedores, profesionales y técnicos.

– ¿Qué profesionales y técnicos se necesitan para avanzar en este nuevo camino?

Por una parte se requiere que todos los ejecutivos, profesionales y técnicos que se desempeñan en la minería posean un conocimiento básico de las nuevas tecnologías asociadas a la Minería Inteligente o Minería 4.0. Además de esto se requieren ingenieros especialistas en Ciencia de los Datos, Automatización y Robótica que sean capaces de aplicar estas tecnologías en los procesos mineros.

– Y desde el punto de vista académico, ¿contamos con suficientes profesionales en electrónica o servicios TI, capaces de cubrir la demanda por especialistas y profesionales que necesita la minería?

La calidad de nuestros investigadores y profesionales en estos ámbitos, es adecuada. Pero sin lugar a dudas, su número es insuficiente. Por lo cual, se requieren acciones específicas para revertir esta situación.

– ¿Están las escuelas de ingeniería chilenas preparadas para formar a estos nuevos especialistas?, ¿qué se necesita para cubrir el déficit, en caso de existir?

Las escuelas de ingeniería de las universidades más prestigiosas del país sí se están preparando, especialmente aquellas que se encuentran desarrollando proyectos del programa Ingeniería 2030 de Corfo. En el caso específico de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Chile iniciamos este proceso hace muchos años y ya contamos con programas de especialización en ingeniería, magister y doctorado en Inteligencia Artificial, Robótica, Ciencias de los Datos y otras tecnologías asociadas.

– En relación con este último punto, ¿estamos avanzando por el camino correcto o hace falta una mayor colaboración o cooperación entre el mundo privado, público y académico?

Sin duda hemos comenzado a avanzar por el camino correcto, pero aún hace falta mayor colaboración entre la industria minera, sus proveedores y la academia. Soy optimista al respecto, pero esto no significa que no debamos seguir impulsando con fuerza esta colaboración.