Nueva vida para los relaves: De depósitos de desechos a fuentes de agua y energía
mayo 10, 2019
Data centers de última generación: Cerebros de la Transformación Digital Minera
mayo 11, 2019

Marco Alfaro Sironvalle, doctor en Ciencias Mineras de la Escuela de Minas de París: “Nos hemos quedado atrás en investigar nuestros recursos sobre el litio”

Salt lake Uyuni in Bolivia

El académico y ex director de la Escuela de Minería y Recursos Naturales de la Universidad Central, comparte el diagnóstico crítico que muchos analistas plantean respecto de la real competitividad de nuestro país en este estratégico mercado.

Para la gran mayoría de investigadores y analistas de mercado, el litio es, junto al cobre, el mineral estrella del Siglo XXI, dado su innegable aporte a la Electromovilidad y al desarrollo de una estrategia energética sustentable, de la cual Chile aparece hoy como uno de los actores más trascendentes.

Sin embargo, dentro del auspicioso sendero de desarrollo que hoy se traza para los países productores de este mineral no metálico, surgen ciertas sombras de duda respecto de la real competitividad nacional, debido a que su sitial de liderazgo hoy se ve amenazado por la competencia cada vez más fuerte y decidida de otros actores como Australia, Bolivia e, incluso, Argentina.

Un escenario que parece ensombrecerse aún más por la aparente falta de una adecuada política de explotación coherente, que ordene los recursos hoy disponibles y establezca reglas claras para una industria que, aparentemente, no ha obtenido real provecho de su condición “estratégica”.

Para el ingeniero civil en minas Marco Alfaro Sironvalle, doctor en Ciencias Mineras de la Escuela de Minas de París; ex director de la Escuela de Minería y Recursos Naturales de la Universidad Central, y ex asesor -durante 15 años- de la empresa SQM, se trata de una encrucijada “que debe ser resuelta lo antes posible, en especial si Chile quiere mantener un sitial de auténtico liderazgo, tanto productivo como sustentable”, variables que son indispensables dentro del actual escenario competitivo de la llamada Cuarta Revolución Industrial.

– ¿Cuál es la real relevancia del litio en el horizonte minero de nuestro país? ¿A qué reemplaza?

El litio es un mineral catalogado como “estratégico” y en la actualidad sólo se puede explotar mediante un contrato especial con el Estado de Chile (ejemplo: las empresas SQM y Albemarle). Los recursos en litio, principalmente en el Salar de Atacama, son muy altos, prácticamente inconmensurables. Se encuentra en forma de salmueras (agua con sales) a menos de un metro de profundidad (sobrecarga). En la producción se bombean estas salmueras. Esto hace que la explotación sea de muy bajo costo, recuperando además del litio otros minerales como potasio, boro, cal, magnesio, sulfato, etc.

Sin embargo, falta estudiar y profundizar nuestros conocimientos concretos, porque El Salar de Atacama es enorme, tiene aproximadamente 100 Km de largo por 80 Km de ancho; pero el volumen de las salmueras es desconocido, porque no se conoce la profundidad media.

En los otros salares la situación es similar. Sin embargo en algunos salares de Bolivia y Argentina si se han preocupado de investigar la real condición de los yacimientos y ya se sabe que las salmueras son más profundas y pueden llegar hasta 200 metros de profundidad, como el caso del Salar del Ratón, en Argentina.

Dadas las características de los depósitos chilenos de litio, la minería no es tradicional y se puede afirmar que el litio no reemplaza a otro mineral.

– ¿Cuáles son sus múltiples usos en la economía actual, además de la Electromovilidad?

Los usos del litio son múltiples. Un listado no exhaustivo sería el siguiente: en medicina, en la industria del aluminio, en las grasas y aceites lubricantes, sistemas de control de la humedad, aire acondicionado, en la industria del vidrio y cerámica, caucho sintético, baterías recargables para teléfonos celulares y automóviles, en la elaboración de polímeros, etc.

– Se ha comentado que otros países como Australia, Perú, e incluso Argentina y Bolivia podrían superarnos en producción de litio en el mediano a largo plazo. ¿Es eso efectivo?, ¿nos hemos “dormido en los laureles” y perderemos competitividad productiva a pesar de tener grandes reservas disponibles?

Por varias razones hemos perdido competitividad con respecto a Argentina y Bolivia debido a que nos hemos quedado atrás en investigar nuestros recursos. Por ejemplo, no existe una estimación del volumen mineralizado del salar, porque no se han realizado sondajes de exploración, como los que hacen nuestros vecinos de Argentina.

Por otra parte, la explotación no es sustentable en el sentido que, por ejemplo, SQM sólo bombea en dos sectores de nombre MOP y SOP (los más ricos en litio y potasio). Lo peor es que la recuperación metalúrgica es, según Corfo, 50% para Albemarle y 45% para SQM (valores inaceptables en otro tipo de minería). Es decir, la planta recupera menos de la mitad del litio. El resto del litio se va en los relaves, aunque SQM reinyecta estos relaves al Salar.

Imaginemos el Salar como un lago congelado como los que hay en el hemisferio norte. Si queremos explotarlos se hace una perforación circular y se pueden extraer peces. La analogía con el Salar es sólo para ejemplificar el uso de un proceso que pierde, por diversas razones, la mitad de los peces y luego devuelve los desechos de la otra mitad al lago. Esto no es sustentable desde el punto de vista ecológico.

Según cálculos, al ritmo del contrato entre SQM y Corfo, las zonas de mayor ley de litio, MOP y SOP, se agotan el año 2028, antes de terminar el contrato.

Todo lo anterior se debe a que las empresas que explotan el litio prácticamente no realizan investigación ni innovación. Sólo maximizan utilidades.

– ¿De qué manera contribuye el litio al desarrollo de energías renovables no convencionales más limpias y sustentables?

Evidentemente en el almacenamiento de la energía mediante baterías. El principal problema de la energía solar y la energía eólica es su acopio.

– ¿En ese sentido, es efectivo que nuestro país puede convertirse en un gran referente para una red de fuentes de producción energética para la comunidad, como la actual planta Cerro Dominador en la región de Antofagasta?

Para que esto sea factible hay que crear el “Atacama Lithium Valley” donde participen las universidades, empresas y el Estado, desarrollando en particular métodos y modelos que estén a la vanguardia del conocimiento en lo que respecta a energías limpias en relación con el litio.

Sustentabilidad al debe

Aunque el litio y el cobre han sido designados como ejes fundamentales de la nueva “Minería Circular”, por el aporte que representan para el desarrollo de energías renovables y sustentables, su explotación en nuestro país no ha estado exenta de polémicas ambientales, debido a que los principales operadores mineros en territorio nacional no cuentan aún con ejes de acción ambiental claramente definidos.

Del mismo modo, aún falta desarrollar un efectivo proceso de reciclaje o reutilización de las baterías producidas con este mineral no metálico, carencia que en los próximos años debiera comenzar a ser resuelta gracias a la entrada en vigencia de la nueva Ley REP, que obliga a las propias empresas productoras de baterías a crear procesos de reciclado.

Pese a ello, se trata de un tema que también preocupa al académico Marco Alfaro, quien recuerda que aún se debe trabajar más intensamente en este concepto.

– Precisamente, desde el punto de vista de la sustentabilidad ¿es el litio un mineral más amigable con el medioambiente? ¿Cómo es su ciclo de vida, considerando hoy la gran producción de sales y baterías que demanda la industria moderna?, ¿cómo se “desecha” el litio?

El litio es uno de los metales más livianos del sistema periódico; luego, para construir baterías potentes, se requiere poca cantidad de este elemento, las baterías cada vez son más pequeñas. En la actualidad desechar y reciclar el litio es un tema de investigación no resuelto, las baterías de litio son recientes: de fines de los 80 y comienzos de los 90.

– ¿Existe un adecuado canal de reciclaje para productos tales como baterías?, ¿estamos preparados como sociedad para resguardar ese aspecto clave de la sustentabilidad?

En Chile no existe un canal de reciclaje para productos tales como baterías. Al reciclar las baterías de litio se puede obtener cobalto, la investigación en este tema está en sus inicios y podría generar proyectos de investigación muy valiosos en las universidades y centros de investigación.