Región de Antofagasta: Ofertas habitacionales vuelven para quedarse
mayo 4, 2019
Minera Escondida prepara su Centro de Negocios en Exponor 2019
mayo 7, 2019

Edificio Icónico de Rancagua: Un cambio en la construcción de viviendas en altura en Chile

En 2020 se espera finalizar la edificación de este complejo, que además de ser hecho con madera industrializada de alto estándar, tendrá atributos sustentables y de eficiencia energética. Así busca posicionarse como referente no sólo en el ámbito de viviendas sociales, sino que en todo el sector inmobiliario.

Todo comenzó con una primera construcción que se inauguró en 2018 en la Reserva Forestal Peñuelas, la Torre Experimental del mismo nombre, una estructura de madera en altura de seis pisos, la más alta hecha de estas características en la historia de la construcción en esta parte del continente.

Se trató de una iniciativa experimental que se generó desde una alianza entre el Centro de Innovación en Madera de la Universidad Católica, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, y la Universidad del Bío-Bío; en colaboración con la Corporación Nacional Forestal (Conaf) y la Municipalidad de Valparaíso, con el objetivo principal de desarrollar y fortalecer el uso de la madera como material constructivo de viviendas en altura a gran escala, y otros específicos de estudiar el comportamiento sísmico del edificio, su desempeño ante el clima, la valoración económica, etcétera.

Así, Torre Experimental Peñuelas fue el puntapié inicial a lo que se vislumbra como un cambio en el paradigma en la construcción y vivienda en el país: Continuado por el Edificio Icónico Rancagua, un complejo de viviendas sociales que se instalará en una ubicación privilegiada en la zona, para dar solución habitacional a familias de la VI Región.

Por eso a fines de noviembre del año pasado, el ministro de Vivienda y Urbanismo, Cristián Monckeberg, visitó lo terrenos de Rancagua donde se instalará el proyecto esperado en la zona, ya que aún mantiene áreas con vestigios del terremoto de 2010. “Es una tremenda innovación, porque queremos avanzar en la construcción con nuevas tecnologías en Chile”, destacó el secretario de Estado.

La creación también busca dar una señal clara a las inmobiliarias, para que empiecen a considerar este material no sólo útil en la construcción de casas de playa y de campo, sino que también en edificios, siendo posible fabricarlos con madera industrial de alto estándar.

En este proyecto en concreto, el Centro UC de Innovación en Madera trabaja específicamente con el Serviu de la Región de O’Higgins, donde se exploraron diferentes alternativas de construcción en viviendas de madera, antes de definir éste como el primer paso.

Ecosustentable y eficiente

El proyecto Icónico Rancagua consiste en dos edificios de seis pisos, con un total de 8.798 m2 construidos, que considerará 110 viviendas repartidas de tres tipos: dúplex de 64,1 m2 en el quinto piso, de 56 y 65 m2 en el sexto piso, y en el primer piso departamentos de 64,1 m2 para personas con movilidad reducida. Se incluyeron también áreas verdes y equipamiento de uso comunitario, con un especial énfasis en la integración de los vecinos. Todo distribuido aproximadamente en 5.263 m2.

Construcción más veloz

En el caso del Edificio Icónico Rancagua, se pronostica construir una estructura de un departamento en aproximadamente dos días, debido a la madera industrializada. Se fabrica con precisión milimétrica, por lo mismo es más fácil a la hora de instalar. “Es una sobreinversión en la materia prima, pero te ahorras un montón de costos de instalación”, precisa Spencer.

Un punto a destacar son los atributos de eficiencia energética y sustentabilidad que incorpora en la construcción y en su funcionamiento. En ese sentido, la tecnología de piel ventilada, que además de mejorar el confort térmico de la vivienda, disminuye el consumo energético. Además, los paquetes de muros y entrepisos otorgan a la vivienda un confort acústico de alto rango.

Su sistema estructural se denomina Marco y Plataforma, que consiste en un entramado ligero de madera con placas estructurales. Se usa mucho en la construcción de paneles de muros y entrepisos, permitiendo que sea industrializado con mayor facilidad.

Esto, adicionalmente, busca generar menores residuos producto de la construcción, disminuir el uso de energía, aminorar los emisores contaminantes, una mayor calidad en el proceso de montaje y reducir el impacto en la comunidad aledaña, entre otros.

La construcción en altura es posible gracias a la incorporación de la tecnología ATS (testeada en la Torre Peñuelas). Esta tecnología consiste en la incorporación de barras de acero tensadas al interior de la estructura de madera, las cuales otorgan una mayor resistencia sísmica al edificio y mejoran la percepción de los usuarios ante un evento telúrico. Una apuesta que se espera replicar en diversas partes de Chile.

El director del Centro UC de Innovación en Madera, Juan José Ugarte, comenta que se proyecta un gran impacto a nivel país, por la demanda de este tipo de edificios de integración social en capitales de regiones. “Es una demanda real y creciente dentro del Ministerio de Vivienda y Urbanismo. Este edificio va a responder a todos aquellos requerimientos de una vivienda; con un excelente estándar constructivo y un buen desempeño ambiental”, dice.

“Este impacto también está sostenido por una capacidad creciente de producción de madera para la construcción de calidad, certificado bajo todos los estándares más exigentes de construcción en el mundo, y con una capacidad de industrialización que mejora los estándares constructivos, rebaja costos y aumenta la velocidad de edificación. La proyección es que Icónico de Rancagua será el primero de una serie de edificios que veremos como nuevo paisaje en los diversos centros urbanos del país”, agrega Ugarte.

Torre Experimental Peñuelas

A unos 98 kilómetros de Santiago, en medio de la Reserva Nacional Lago Peñuelas, se emplaza la Torre Experimental Peñuelas, Con una superficie total de 118,94 m2, la torre fue construida con el sistema Marco y Plataforma, y la obra gruesa se concluyó en cinco días. La torre tiene seis pisos que conforman sus 20 metros de altura, convirtiéndola en una de las construcciones en madera más altas de Latinoamérica. En el primer piso se exhibe -por medio de pantallas- información gráfica y audiovisual sobre el comportamiento estructural y físico ambiental de la torre en tiempo real. En los pisos 2, 3 y 4 se monitorea -entre otras cosas- su comportamiento  estructural ante movimientos sísmicos. El quinto piso está habilitado como departamento piloto, de manera que el público general pueda comprobar el confort y estándar de calidad de una estructura en madera. Finalmente, el sexto piso corresponde a una terraza mirador con vista a la Reserva Nacional Lago Peñuelas.

La madera en el futuro

Para el académico de la carrera de Arquitectura de la Universidad Andrés Bello (Unab), Patrick Spencer, es interesante el cambio de paradigma que empieza a gestarse a partir de este proyecto. “El rubro de la construcción en general es súper normado y tradicionalista; cuando se trata de incorporar nuevos materiales es muy complicado, entonces hacerlo desde el ámbito social es un súper buen referente”, acota.

“Si bien no hay demasiada información con respecto al Edificio Icónico Rancagua, en definitiva es prometedor el concepto. El CLT o Madera Contralaminada ofrece tremendas propiedades que hacen más eficiente el manejo de la temperatura en las viviendas, por su menor conductividad del calor. Además de reducir mucho la huella de CO2”, destaca el arquitecto y docente de la Unab.

No hay que desconocer que en la gente, en general, existen falsas creencias con respecto a las construcciones de madera. Las principales tienen que ver con qué pasa con ese tipo de viviendas ante un incendio o un terremoto. Sobre esto, Spencer señala que ante el fuego hay regulaciones normadas que todo tipo de construcción debe cumplir. “Es lo mismo con el hormigón u otros materiales, se deben respetar las normas F30, F60, F90 o F120 (que
se refieren a los minutos que un material resiste antes de colapsar), que aplica como reglamentación obligatoria”, explica.

Madera CLT en Chile

Si bien nuestro país primordialmente importa la madera CLT, instituciones como la Universidad del Bío-Bío y la Universidad de Santiago, han realizado estudios sobre el tema con el fin de producirla en el mercado interno. “En Chile tenemos un exceso de recursos en madera, por lo que sería muy fácil acceder a la materia prima para fabricar”, subraya el arquitecto de la Unab.

Ante temblores o terremotos, el académico señala que la madera tiene propiedades antisísmicas naturales. “Este material combina resistencia y flexibilidad, por lo que disipa los movimientos telúricos mucho mejor. Como oscila mucho más que otras estructuras, la tendencia es creer que es menos resistente, pero es todo lo contrario”, enfatiza.

“Por ahora, mayoritariamente la madera CLT se trae desde fuera de Chile, porque es muy cara, por lo que es probable que económicamente no exista tanto incentivo todavía para las inmobiliarias. Pero en definitiva, si hay más demanda, el mercado debería responder a eso y en un futuro puede que sea más accesible. Además, este tipo de edificaciones serán muy apropiadas bajo nuevas regulaciones como la calificación energética de vivienda, que será obligatoria en dos años más”, concluye el especialista de la Universidad Andrés Bello.

Es importante destacar que ya existen en el país (terminados o en vías de construcción) varios Barrios Ecosustentables que contemplan viviendas sociales de madera, tanto en Chañaral (III Región), Ovalle (IV Región), Osorno (X Región) y Navidad (VI Región).

¿Dónde se ubica el edificio de madera más alto del mundo?

El más alto edificio habitacional construido en este noble material se ubica en Vancouver, Canadá. Se trata de una residencia estudiantil universitaria de la Universidad de Columbia Británica. Tiene 53 metros de altura y 18 pisos destinados a alojar alrededor de 400 estudiantes del plantel.