Opciones turísticas para los más aventureros: Las seis islas imperdibles de Chile
diciembre 27, 2018
Fructíferas actividades y proyectos son el sello de ANSCO Regional Antofagasta
diciembre 27, 2018

Vóleibol Playa: El deporte olímpico en el que Chile destaca a nivel mundial

Distintas figuras chilenas ya se posicionan en importantes lugares del ranking internacional, entre ellos, los primos Grimalt, ganadores del oro en Tokio 2018.

Creado en el año 1895 por William G. Morgan, el vóleibol -en una primera instancia denominado  “mintonette”- ha sido una de las disciplinas deportivas, después del fútbol o básquetbol, más popular alrededor del mundo. Su significado refiere a que “el balón vuela”,  y de acuerdo a las reglas, la idea es que la pelota no toque el piso, ni una sola vez. Con un máximo de tres pases por equipo, manos y pies, son válidos para evitarlo.

Pero… qué práctica vale, ¿en cancha o en playa? Ambas modalidades son consideradas deportes olímpicos, aunque lo cierto es que al menos en Chile, los exponentes del vóleibol playa han obtenido excelentes resultados, logros que hoy los tienen en importantes ubicaciones del ranking mundial, haciendo que este deporte tenga su época de oro.

El boom del vóleibol playa

La modalidad del vóleibol playa, suele ser más llamativa que el formato inicial, esto debido a que sus encuentros son mucho más dinámicos que aquellos que se realizan bajo techo. Mientras que estos últimos pueden sobrepasar la hora y media de juego, en la playa, los encuentros no superan los 45 minutos. Cuentan además con música, intervenciones, agradable ambiente, características que claramente lo convierten en algo más llamativo.

Pero para el jugador, también son relevantes las condiciones en las que se practica. El deporte sobre arena es altamente extenuante, y no sólo eso, los factores climáticos también pueden influir. Y es que no siempre habrá sol. La lluvia, el viento, la calidad de la arena, la humedad, pueden, ya sea ayudar o perjudicar al jugador.

En este sentido, Chile ha sabido sobrellevar aquello y las múltiples costas del país permiten el desarrollo del deporte. Es así como arenas nacionales congregan importantes encuentros, especialmente las ubicadas entre las regiones IV y V.

Jorge Pino Madrid, presidente de la Federación Chilena de Vóleibol (Fevochi), destaca aquello con respecto a los encuentros que les ha correspondido organizar cada verano, donde “la puesta en escena que hemos ofrecido siempre; el cierre perimetral, galerías, años tras año ha sido destacada por las demás federaciones, y nos han categorizado como los mejores anfitriones de Sudamérica, encuentros que además salen a todo el mundo”, la mayoría de las veces a través de transmisiones de canales deportivos.

La Fevochi tiene una larga historia de 50 años. En la actualidad congrega a cerca de ocho mil deportistas divididos en 30 asociaciones, todos ellos ya practicando el deporte de manera profesional, y en su mayoría, desde los 14 años.


Los desafíos son múltiples, empezando por la próxima edición de los Juegos Sudamericanos de Vóleibol Playa, donde Chile será nuevamente sede, encuentro a desarrollarse en febrero del próximo año en las playas de la Región de Coquimbo. Pino cuenta que además “a partir del próximo año, los primos Grimalt seguirán cumpliendo con circuitos internacionales”.

Los Grimalt y el vóleibol: Una pasión familiar

Para los entendidos en la materia, el apellido Grimalt en el mundo del vóleibol chileno, es quizás el más reconocido. Hacia la década de los ‘90, los hermanos Ricardo y Rodrigo anotaron importantes logros, impulsando este deporte en Chile. Junto a ellos, sus otros cinco hermanos también compartían la pasión -de hecho, todos tuvieron un paso por la Selección Nacional- y ésta llegó a ser tan potente, que incluso se traspasó a la siguiente generación.

Por su parte, los primos Esteban (27) y Marco (29) Grimalt, iniciaron su paso por este deporte desde la adolescencia. Cuando tenían apenas 13 años, circunstancias de la vida los hizo coincidir en campeonatos menores, donde su destacada participación los hizo ir por más.

De ahí en adelante, siempre de la mano de la Federación de Vóleibol Chile, fueron parte de las categorías juveniles y luego adulto, hasta que en 2014 comenzaron a insertarse como dupla en circuitos mundiales, loca y emocionante carrera que está muy lejos de acabar.

Ocho años consecutivos como campeones nacionales, los ha hecho acreedores de un reconocimiento importante, sumando además a esto, que han participado en 16 torneos Sudamericanos; representado a Chile en tres Juegos Sudamericanos donde obtuvieron dos medallas de bronce y una de plata, y además en su historial se suma la experiencia de estar en dos Juegos Panamericanos. Pero sin duda, un antes y un después se marcó con dos relevantes hitos: “Hemos ganado tres medallas en circuitos mundiales, la más importante, una de oro en Tokio 2018, y el año 2016 logramos clasificar por primera vez una dupla chilena a los Juegos Olímpicos de Río 2016, algo que era para nosotros un sueño y  de ahora en adelante lo tomamos como la base para seguir creciendo como equipo”, dice Esteban Grimalt.

Y es que ambos hechos, no sólo ratifican el alto desempeño deportivo que tienen, sino que además, el compromiso en cuanto al desarrollo de sus carreras. “Son alrededor de cinco horas diarias las que entrenamos, seis días a la semana, y fuera de estos entrenamientos, que son técnicos y físicos, tenemos también un trabajo con kinesiólogos, masajes, nutricionistas, horas de sueño, alimentación, todo nuestro día a día en torno al vóley, y es que es esta nuestra profesión”, comenta Marco Grimalt.

Constancia y compromiso que es propio de los deportistas de alto rendimiento, y que al menos en el caso de los primos Grimalt, los mantiene alejados de Chile al menos seis meses cada año, para poder cumplir con su participación en los distintos certámenes que se desarrollan por todo el mundo, instancias que deben aprovechar, pues recalca Esteban, “la carrera del deportista siempre va de la mano con las lesiones, y a veces eso es lo que corta o acorta la carrera, y por eso, siempre estamos enfocados en seguir desarrollándonos”.

No cabe duda que esta dupla (Esteban – Marco) ha demostrado estar a la altura, y dentro de lo más importante que viene para ellos durante 2019, es su participación en un nuevo certamen panamericano que tendrá lugar en Lima, Perú.