Esta solución la entregan los arquitectos, verdaderos “sastres” de propiedades: ¿Busca una casa literalmente a su medida?
diciembre 27, 2018
Vóleibol Playa: El deporte olímpico en el que Chile destaca a nivel mundial
diciembre 27, 2018

Opciones turísticas para los más aventureros: Las seis islas imperdibles de Chile

Numerosas islas componen la geografía de nuestro país, algunas más potenciadas, otras más bellas o vírgenes. A continuación presentamos aquellas que no pueden faltar en tu “check list”.

Los mayores atractivos de Chile están relacionados a su naturaleza, por algo nuestro país es tetra campeón en Turismo Aventura de Sudamérica. Sus islas no son la excepción, por lo que en cada una de ellas es posible encontrar una hazaña distinta.

Al respecto, la subsecretaria de Turismo, Mónica Zalaquett, destaca que “el archipiélago Juan Fernández es un destino ícono relacionado a la biodiversidad, lo que nos impulsa a seguir construyendo un país turístico que valore sus riquezas naturales”.

Si bien más al sur la lluvia puede ser una constante, la belleza que otorga cada estación es distinta, por lo que Juan López, subdirector de la Escuela de Turismo de Duoc-UC, opina que hay que desmitificar que ciertos destinos se pueden visitar sólo en verano. “Esto nos ayuda a desestacionalizar la industria”, dice, y recalca que “sólo hay que ir más preparado”.

La cultura polinésica de Isla de Pascua

Cuando se habla de islas chilenas, una de las primeras que viene a la mente es Isla de Pascua. Su inigualable cultura y paisajes ofrece a los turistas, nacionales y extranjeros, un paraíso semi tropical en uno de los países más australes del mundo. En 1995 esta isla fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. “Es un destino que yo definiría como un museo vivo abierto”, declara Juan López. La primera quincena de febrero es cuando más se recomienda visitar Isla de Pascua, ya que se celebra la Tapati, un evento único a nivel mundial, que a través de competencias deportivas y bailes, muestra a los turistas la cultura Rapa Nui.

La biodiversidad de Robinson Crusoe

El archipiélago Juan Fernández comprende tres islas: Alejandro Selkirk, Santa Clara y, la única habitada, Robinson Crusoe. En total son 147,5 kilómetros reconocidos como Reserva de la Biósfera por la Unesco. Las lluvias son constantes, pero aminoran entre octubre y febrero, fechas en que se abre la temporada de vuelos a la isla. Desde Aerocardal, una de las aerolíneas que realiza esta travesía, señalan que “entre octubre de 2018 y abril de 2019, viajarán sobre 800 personas, en 61 vuelos”.  “La lejanía, el difícil acceso y la infraestructura hacen que no sea un destino para todo tipo de turistas”, afirma el experto de Duoc-UC. El buceo es la principal actividad que convoca a los turistas; además de contemplar la flora y fauna y probar la destacada langosta local.

La mitología de Chiloé

El Muelle de las Almas se combina con leyendas, como La Pincoya y la constante lluvia que cae sobre Chiloé, un archipiélago con numerosas islas, pero muy pocas habitadas. Castro es el punto de partida para explorar este archipiélago y se encuentra en la Isla Grande. Alrededor del 1600 llegaron a los jesuitas españoles que evangelizaron a los nativos dejando una huella imborrable: las iglesias de madera, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Además son atrayentes los palafitos y las mingas. “Chiloé mezcla también la naturaleza, donde destacan parques como Tantauco, Chonchi, Puñihuil y el avistamiento de flora y fauna. En Chiloé es posible ver ballenas, pingüinos. Además, mezcla esta cultura que viene de lo mítico”, resalta López.

Los pingüinos de Isla Damas

Al norte de La Serena, específicamente en Punta Choros, ocurre el fenómeno de la corriente de Humboldt lo que permite a los pingüinos de este mismo nombre vivir en tres islas que se encuentran a 45 minutos mar adentro. Se trata de Choros, Chañaral y Damas, esta última es la única que se puede visitar y la fauna que habita esta zona también incluye a lobos marinos, delfines, e incluso ballenas. “No hay infraestructura en Isla Damas, sólo haces una pequeña caminata y disfrutas un poco de la playa chica. Es una experiencia más marítima que en el terreno propiamente tal”, advierte Juan López. Para los turistas esta travesía toma alrededor de tres horas, luego se regresa al continente.

El fin del mundo en Islas de Tierra del Fuego y Navarino

Al frente de Punta Arenas y a una hora en ferry, se puede desembarcar en la Isla Grande de Tierra del Fuego. El puerto se encuentra en el poblado de Porvenir, el último de Chile en el extremo sur. El principal atractivo es la Bahía Inútil, donde anidan los pingüinos reales (de pecho amarillo), pero el resto de la isla es virgen, por lo que los más aventureros se adentran en este hostil clima. Contigua a ella se encuentra la Isla Navarino, donde puede realizar varias actividades outdoor, pero sin alojar, ya que no cuenta con infraestructura. “Los caminos se han hecho por las personas que viven ahí, es naturaleza pura y sin intervención, excepto en el puerto donde hay un poblado con infraestructura y provisiones básicas”, informa López.

El fuego de Isla Mocha

Definido como un paraíso perdido al sur de Chile, el turismo que ofrece Isla Mocha aún es muy incipiente, pues tiene difícil acceso (sólo se llega en avioneta o en lancha) y pobre infraestructura, siendo más un destino para mochileros y aventureros. La Reserva Natural Isla Mocha ofrece diferentes tipos de trekking, según el estado físico de los turistas. Árboles nativos de 20 metros y más, arrayanes que requieren de tres personas para abrazar sus troncos, son algunos de los atractivos, pero sin duda lo que más llama la atención es “prender gas” en pleno mar. Las burbujas del gas metano que expulsan los pozos del fondo marino permiten que con una antorcha se “prenda el mar”, fenómeno que sucede en las playas al norte de la isla.