Resistencia a los antibióticos: Una amenaza global
diciembre 27, 2018
Opciones turísticas para los más aventureros: Las seis islas imperdibles de Chile
diciembre 27, 2018

Esta solución la entregan los arquitectos, verdaderos “sastres” de propiedades: ¿Busca una casa literalmente a su medida?

Para lograr la vivienda soñada, los arquitectos entrevistan a fondo a las personas que la habitarán y trazan un diseño que calce con sus necesidades y deseos.

Seguramente cuando usted quiere un traje a la medida, recurre a un sastre, quien se encarga de conocer cada milímetro de su cuerpo, y además consigue el equilibrio entre los colores y las telas que le gustan y los que efectivamente armonizan con su tez para un resultado ¡perfecto! en la vestimenta. Lo mismo sucede con las propiedades, pero con los arquitectos al mando.

La demanda por crear desde cero la casa propia ha ido creciendo en los últimos años, ya que cada vez más personas optan por vivir en zonas alejadas de la ciudad, como en Chicureo, Peñalolén, Calera de Tango, entre otras.

Esto no implica, eso sí, que los propietarios en lugares urbanos no puedan soñar con su casa a la medida. “El tamaño de la casa no influye en nada para hacer un proyecto”, asevera Rubén Díaz Munizaga, socio principal de LKDM Proarquitectura.

Entrevista personal

Jardinear, disfrutar de espacios verdes, hacer asados, cocinar, pintar, ver películas, tocar instrumentos musicales… Hay un sinfín de gustos que las personas pueden tener y esta información resulta clave al momento de entrevistarse con los arquitectos para saber cuáles son las necesidades, deseos y prioridades que los propietarios buscan en sus futuras viviendas.

Andrés Prado, arquitecto y director de Mejorcotiza.cl, recomienda que este primer paso se converse con todos los habitantes que tendrá la casa. “Muchas veces en esta entrevista se cruzan distintas ideas y conceptos de los integrantes, y el objetivo primero del arquitecto es sintetizar las ideas principales, ya sea en cuanto a estilo de vivienda o el programa que necesitan”. Esto último se refiere, a la cantidad de habitaciones, baños y otros espacios que se requieran.

“A partir de esto se comienza con la presentación de referentes al cliente, y ejemplos de casos que hayan resuelto estos requerimientos de una forma similar a lo que se pide. Estos ejemplos incluso pueden ser muy distintos formalmente entre ellos, diferentes en estilo arquitectónico, pero que pueden compartir una idea principal”, explica Prado.

Cada arquitecto tiene formas distintas de trabajar, pero concuerdan en que se transforman en mediadores, “en el sentido que tenemos que ofrecer alternativas, porque cada uno (de la pareja de propietarios) puede tener aspiraciones distintas” y no necesariamente tienen noción de lo que se puede hacer con los metros cuadrados que tendrá la casa, dice Patricio Becar, arquitecto de la Universidad de Chile y fundador de Arquitectochile.com

Por ejemplo, hay personas que piden cinco habitaciones, cada una con baño, en una casa de 120 metros cuadrados, por lo que el programa no se condice con la superficie.

Un requerimiento que ha cambiado en las últimas décadas es la cocina y lo que se desarrolla en torno a ésta. “Antes las construcciones eran en su mayoría espaciosas, grandes habitaciones, grandes comedores, grandes salones en general; el que tenía que cocinar estaba en la cocina, llevaba la comida al comedor, donde se reunía toda la familia, luego pasaban al cuarto de estar a conversar. Hoy en día todo este ‘ritual’ se desordena un poco: la gente está requiriendo cocinas más grandes donde puedan llevar a sus invitados o familiares mientras cocinan para poder conversar, acompañar y comer algo previo mientras se prepara la comida principal. Luego pueden quedarse conversando en la mesa del comedor con un bajativo, o pasar a la terraza si el clima lo permite”, cuenta Prado.


El estilo de la casa también es un importante factor a considerar. “Nos ha tocado que los propietarios te llevan a pasear  por distintas partes para decir ‘esta puerta me encanta, esta ventana, esta cornisa’, pero no tiene nada que ver una con la otra, entonces nosotros los sensibilizamos a un estilo (…) Nos interesa que la arquitectura sea armónica”, destaca Díaz. De todas formas, comenta que las casas de estilo moderno llevan la delantera en cuanto a demanda.

Estas casas de corte moderno y que se construyen desde cero, suelen concentrarse en el sector oriente de Santiago, como Las Condes, Providencia y Lo Barnechea. En tanto, en zonas como Calera de Tango y alrededores, es común remodelar casonas coloniales que los propietarios heredan familiarmente, señala Prado, desde su experiencia.

Qué terreno comprar

Si bien el 80% de las personas acuden a los arquitectos con el terreno ya en su poder, hay otros que en ellos buscan consejos para saber en qué fijarse al momento de comprar.

Algunos factores que recomiendan considerar son la plusvalía del terreno, futura urbanización y cómo se emplaza el terreno (si tiene pendientes o es planicie). “Hay muchas parcelas que son baratísimas, pero no traen agua potable, alcantarillado ni nada”, lo que encarece el costo final, comenta Becar.

El objetivo del arquitecto será sacar el mayor provecho del terreno, explotar su potencialidad. Para ello, Becar precisa que “nos ponemos a trazar líneas imaginarias o de tensión entre donde está ubicado el acceso de la parcela, la orientación del terreno, cómo va a ser el recorrido del sol, que es muy relevante, porque tiene que haber una comunicación entre los recintos para aprovechar la luz natural”.

Pasos a seguir

Los primeros tres meses del proceso de construcción se limitan al diseño de la casa y, luego de tener el visto bueno del cliente, se envían los documentos a la municipalidad correspondiente para obtener el permiso de edificación.

Con estos papeles en mano se da inicio a la obra, cuya duración dependerá de qué tanto tardó el cliente en aprobar el diseño, los materiales a construir y, por supuesto el tamaño de la casa.

“Si es una casa de 350 a 400 metros cuadrados, nos hemos demorado desde un año hasta cuatro años. En el mayor de los plazos, no fue por nosotros, sino porque el cliente no estaba conforme con el anteproyecto, era muy detallista”, ejemplifica Rubén Díaz.

Visiones encontradas: “¡Esto no era así!”

El mayor obstáculo que encuentran los arquitectos en este proceso es que los clientes comprendan y dimensionen la planimetría. “Es terrible, porque tú crees que le transmitiste bien, pero cuando llegas a terreno y la construcción ya empezó, se sorprenden”, dice el fundador de LKDM. “Es de los mayores sustos que he pasado cuando te dicen ‘pero esto no era así’ y sí, siempre ha sido así”, agrega.

No obstante, no hay que asustarse, porque estas problemáticas son excepciones o no son recurrentes, precisamente porque los arquitectos priorizan el entendimiento con el cliente. Para ello agendan reuniones previas, realizan planos en 3D, envían documentos en PDF y hasta desarrollan maquetas para que los propietarios tengan completo conocimiento del diseño.

En Arquitectochile.com recomiendan el ejercicio de la güincha. “Consiste en comparar las dimensiones que aparecen en el plano que estamos viendo con las de su actual casa”. Así estos profesionales logran diseñar las propiedades a la medida, tal como lo hace un sastre con un traje,  y plasmar en terreno lo que los clientes les solicitan.