Panorama de las principales inversiones existentes: Proyectos mineros de América Latina buscan retomar la senda del crecimiento
diciembre 27, 2018
La capacitación nos permite dar un salto al desarrollo
diciembre 27, 2018

Chile busca profundizar el intercambio con el gigante asiático: ¿Crece la inversión china en la minería chilena?

Es el principal destino de las exportaciones nacionales; sin embargo, a nivel local no habría conformidad con los resultados en materia de inversiones. Las razones -según opinión de especialistas-  serían de tipo estructural en cuanto a la forma de intercambio que Chile propone a la segunda economía del mundo.

El intercambio comercial de Chile con China, ha aumentado más de tres veces desde 2006, desde los US$ 9.597 millones durante ese ejercicio, a US$ 34.596 millones en 2017. Según la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon), entre 2006 y 2017 los envíos chilenos al país asiático pasaron de US$ 5.255 millones a US$ 19.091 millones.

Por industrias, las ventas totales de 2017 fueron las siguientes: Minería (US$ 15.470 millones, 94% envíos de cobre); Forestal (US$ 1.611 millones); Fruta Fresca (US$ 775 millones).

Existe un marco regulatorio que ha permitido consolidar dichos resultados. En ese sentido, el más relevante acuerdo comercial firmado entre Chile y China es el Tratado de Libre Comercio, vigente desde el 1 de octubre de 2006.

Y en el área de la minería, los mecanismos de cooperación incorporados en el TLC abarcan los siguientes ítems:

• Biominería, sector de la minería que utiliza procedimientos biotecnológicos.
• Técnicas de minería, en especial la minería subterránea, y la metalurgia convencional.
• Productividad en la minería.
• Robótica industrial para la minería y otras aplicaciones sectoriales.
• Aplicaciones informáticas y de telecomunicaciones para la minería y la producción de plantas industriales.
• Desarrollo de programas computacionales para la minería y aplicaciones industriales.

Posteriormente el TLC incorporó el Acuerdo Suplementario de Comercio de Servicios, vigente desde 2010 y luego, en 2014, entró en vigencia el Acuerdo Suplementario de Inversiones. Después, en 2017, se firmó la profundización del Tratado de Libre Comercio Bilateral que regía desde 2006.

También el  año pasado el Servicio Nacional de Geología y Minería de Chile (Sernageomin) y el Servicio Geológico de China (CGS) acordaron un Memorándum de Entendimiento (MOU) para el intercambio de conocimiento y capacidades científicas y técnicas en materias geológicas.

Impacto para Codelco

En el seminario “Oportunidades de Negocios entre China y Chile en Minería” organizado por la Sofofa, el presidente ejecutivo de Codelco, Nelson Pizarro, dijo que “en 2015 comprábamos US$ 50 millones (en productos chinos), en 2017 lo multiplicamos por cuatro (a US$ 200 millones) y la meta que nos planteamos es que en 2020 lo hayamos multiplicado por diez (a US$ 500 millones)”. Asimismo, Pizarro enfatizó que el mercado chino es el más importante destino para el cobre chileno, y en particular para la producción de Codelco (representa el 60% de sus ventas anuales de concentrado), a su vez, se ha convertido en un relevante proveedor de equipos y componentes para la industria minera.

En el caso de la estatal, los productos que más demanda desde compañías chinas son motores y ruedas eléctricas, adquisiciones a las que pronto se podrían sumar palas electrificadas, puntualizó el presidente ejecutivo.

Cabe destacar que con motivo de Chile Week China 2018 que se celebró del 1 y 6 de noviembre en Beijing y Shangai, nuestro país firmó un Acuerdo de Cooperación con China de la iniciativa de la Franja y la Ruta, la que dejará a Chile con mejores perspectivas de atraer inversiones potentes en diversas áreas, especialmente a nivel de infraestructura. Este programa fue lanzado hace cinco años por el Presidente Xi Jinping y conecta física y económicamente a más de 60 países que se acercan al 30% del PIB mundial.  En medio de estas reuniones, también se abordó el interés de los chinos por entrar en la producción de litio, tema que según la Cancillería chilena se seguirá trabajando con miras a un próximo encuentro.

Análisis de la relación comercial

Las grandes cifras con el país de 1.386 millones de habitantes, sin embargo, no han sido del gusto de todos en la industria, o tal vez, se esperaba que pasara mucho más en materia de inversiones.

Según manifiesta Álvaro Merino, gerente de Estudios de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami), “no obstante toda inversión extranjera que contribuya a nuestro desarrollo es bienvenida, llama poderosamente la atención que la del gigante asiático en el país sea tan exigua, pues se ha invertido un monto muy menor del orden de los US$ 120 millones de los cuales sólo una quinta parte se ha destinado al sector minero, a pesar de la necesidad de esa nación de asegurar el abastecimiento de materias primas, particularmente de productos mineros”.

“Confiamos en que el gigante asiático dé un impulso relevante a la inversión en nuestro país, considerando que requiere garantizar el abastecimiento de minerales y metales, particularmente de cobre”, sostiene.

Para el analista internacional, Guillermo Holzmann, el intercambio entre Chile y China hay que verlo desde un análisis más político – estratégico y no sólo económico – comercial.

Para responder por qué no ha habido grandes inversiones de China en Chile, hay que ir al comienzo y preguntarse por qué los chinos negociaron un TLC con Chile, propone Holzmann. Al respecto responde que “ellos decidieron avanzar hacia la globalización y relacionarse con occidente, para ello tuvieron que ingresar a la Organización Mundial de Comercio. Luego debieron negociar con la Unión Europea y EE.UU. y nosotros acabábamos de firmar un TLC con los norteamericanos. Los chinos vieron en el TLC con Chile la posibilidad de aprender a negociar con los Estados Unidos”.

“Si queremos saber por qué China no invierte en Chile como se esperaba, la respuesta es porque ellos no negocian con grupos de empresarios sino que establecen acuerdos de Estado a Estado, ya que buscan relaciones comerciales de largo plazo en términos de desarrollo y crecimiento. Necesitan grandes cantidades de recursos naturales para su población, a precios preferenciales, y sus inversionistas establecen acuerdos comerciales donde ven que el Estado chino está detrás. En ese sentido, Chile no ha sabido jugar el juego de los chinos, ha habido una miopía de algunos estamentos de no advertir esa visión estratégica”, sostiene el analista internacional. “Por otro lado Chile no ha estado dispuesto a adoptar esa fórmula, porque entiende que en los TLC los negocios ocurren entre particulares y no es rol del Estado ser aval ni generar inversiones con recursos estatales que debieran ser del sector privado”, comenta Holzmann.

La industrialización
 
Guillermo Holzmann hace un análisis aún más general del tema: “No hay ningún país desarrollado que haya adoptado el modelo de la industrialización como planificación futura sin la participación del Gobierno/Estado de forma activa y vemos que el empresariado de América Latina no se motiva por eso”.

Explica que la industrialización no sólo es saber el qué sino el cómo. El cómo es el know how y eso tiene que ver con la propiedad industrial (que es donde se centra la guerra comercial de China, EE.UU.). “Como Chile no tiene mucha propiedad industrial o si la tiene al empresariado no le interesa invertir, al final nos hacemos siempre la misma pregunta de por qué no le agregamos valor a la producción del cobre o del litio, pero vemos que no hay voluntad para asumir riesgos”, concluye.